El Museu d? Idees i Invents de Barcelona

Museu d'idees i invents de Barcelona (MIBA)

Ciutat 7 Barcelona

El Museu d? Idees i Invents de Barcelona (MIBA) es la primera atracción turística permanente de Barcelona dedicada al mundo de las ideas , invenciones... Leer más

Web

www.mibamuseum.com


El calendario no está verificado.

Calendario

Desde el 01/01/2015
hasta el 31/12/2015

Descripción

El Museu d? Idees i Invents de Barcelona (MIBA) es la primera atracción turística permanente de Barcelona dedicada al mundo de las ideas, invenciones y creatividad. Situado en el centro de la ciudad, es una idea original del inventor Pep Torres, una persona inquieta que echaba de menos un espacio donde las personas imaginativas encontraran lugar para dar a conocer sus creaciones, y busca motivar a los visitantes para llegar a las ideas o abrir sus mentes a las nuevas. Él hace más de trece años que se dedica a la invención y a la creatividad. Pep quería crear un espacio exclusivo para los inventos y las ideas, y persiguió su sueño hasta que, en 2011, el MIBA abrió las puertas.

¿Y cómo se hace un invento? Quítate de la cabeza la imagen de un profesor chiflado que se cierra dentro de un laboratorio secretísimo para crear trastos increíbles. Los inventores son gente normal. De hecho, cualquiera de nosotros podría serlo. Tener una idea es el primer paso. Después, hay que desarrollar los mecanismos técnicos que harán que la idea se convierta en realidad. A continuación, se debe construir un prototipo (el primer ejemplar del invento) y comprobar que funciona correctamente. Una vez terminado el invento, es muy importante pedir una patente: se trata de una licencia que garantiza que nadie más pueda fabricar ni vender ese invento. Entonces ya estará listo para ser enseñado al público.

El MIBA es un museo donde encontrarás todo tipo de artefactos que te sorprenderán. Algunos inventos te harán reflexionar, otros te harán reír. Pero todos te animarán a luchar por tus sueños.

La Colección MIBA, que es el pilar del museo, es una colección que se irá ampliando en los próximos años, muestra las peculiaridades de los inventos de todo el mundo: las ideas brillantes, ideas simples, ideas imaginativas y algunas también prácticas que, en primer lugar, tratan de hacer que el visitante piense. Por ejemplo, en la entrada principal se te invita a ?volar? como si estuvieses andando  a través de una hoja de vidrio transparente.

También podrás encontrar secciones como la dedicada a El TBO, que era una revista infantil ilustrada muy conocida cuando tus abuelos y padres eran pequeños. Había una sección donde salían artefactos extraños creados por el profesor Franz de Copenhague. ¡Aquello sí que eran inventos absurdos! Uno de los dibujantes de aquellas historietas se llamaba Ramon Sabatés. Hoy en día, el MIBA expone algunas de sus ilustraciones originales.

Las tenencias del museo se complementan con diversas y continuas exposiciones temporales. El objetivo de las exposiciones es hacer que los visitantes reflexionen y reaccionen con el tema, invitando a participar de una manera creativa. Además de exponer objetos, el Miba es un espacio de creación y promoción. En la sección Sociedad ilimitada, los inventores tienen la oportunidad de exponer sus ideas.

Y más cosas que no te puedes perder son el periscopio, que se encuentra en la tienda, antes de acceder al museo. Si te atreves a darle un vistazo, puede ver antes que nadie qué te espera dentro. También te lo pasarás muy bien bajando por el gran tobogán, una divertida alternativa a las escaleras para bajar a la planta inferior. ¡Sólo los más valientes se arriesgan a lanzarse por él! Y por último, los lavabos. Allí te espera una sorpresa de El Tricicle en forma de vídeo. Explicarán, con mucho humor, que no te tiene que dar vergüenza mostrar tus ideas.

Pep Torres sabe que el mundo de las ideas y de las patentes es difícil y lleno de obstáculos. Por ello dedica un día a la semana a los Flydays: asesora, sin recibir nada a cambio, a las personas que le piden ayuda en el proceso de creación y posible comercialización. Tal como dice Torres, es su pequeña ONG particular, y la verdad es que le llueven las peticiones de consejo, incluso desde el extranjero.

Pasear por el Museo se como entrar en un mundo donde nada es imposible. Objetos pequeños, grandes, útiles, imposibles ? Todos tienen en común que son fruto de la imaginación de personas que no tienen miedo a las críticas y que a la vez han dedicado mucho tiempo a la creación.

Los inventos pueden surgir como respuesta a los problemas más insospechados, pero también a los más caseros. En la sección Reflexionàrium podrás ver unos sesenta ejemplos. El Clocky, un despertador que salta de la mesita de noche y corre por la habitación cuando suena la alarma, lo inventó una chica muy perezosa a la hora de levantarse. Y el guante para enamorados fue idea de dos ancianos que pasaban frío cuando paseaban cogidos de la mano.

Hay inventos que no sirven para nada, pero que tienen una misión importante: provocar una sonrisa. Pep Torres ha fabricado muchos de estos inventos inútiles. En el Espacio Absurdo en encontrará algunos. Como el Menut, un plato con un espejo en el centro que ayuda a hacer dieta porque hace creer que hay el doble de comida. O el Mop Star, una fregona con un micrófono incorporado, ideal para la gente que canta mientras friega. Hace tiempo, Pep imaginó cómo serían los objetos que utilizaríamos el año 2300 y los presentó en la exposición Futour, un tour por el futuro. Fabricó, por ejemplo, una maleta donde cabía la ropa del armario o un tiesto para plantas que se movía buscando el sol.

El museo es muy activo, está lleno de actividades destinadas a los mayores, jóvenes, niños, escuelas ? Un espacio para disfrutar en familia, solo o con amigos. Lo cierto es que el Miba no es un museo convencional.

Si tienes entre cinco y doce años y mucha imaginación, el museo te da la oportunidad de convertirte en inventor gracias al MiniMIBA. Sólo tienes que acercarse a la zona de descanso, hacer un dibujo de la idea de que tienes en la cabeza y guardarlo en la urna. El MiniMIBA elige los tres inventos más ingeniosos del mes, los patenta y construye un prototipo para que su creador se lo pueda llevar a casa. Al finalizar el año, el museo lleva de gira los treinta inventos ganadores para presentarlos en ferias internacionales e intentar venderlos.

Además, a lo largo del año se realizan muchísimos talleres para niños y jóvenes que les ayudarán a inspirarse y hacer volar su inventiva.

Y si alguna vez quieres hacer un regalo muy original seguro que en la tienda del Miba lo encontrarás.


Actividades cercanas